Los sindicatos convienen a las clases trabajadoras y a la sociedad en general: nueva evidencia

Los sindicatos convienen a las clases trabajadoras

Por Juan Torres López, del Consejo Científico de Attac

Durante muchos años (en realidad, desde que se impuso la revolución conservadora de Pinochet, Thatcher y Reagan que trajo consigo las políticas neoliberales) hemos venido oyendo que los sindicatos son muy malos no sólo para las empresa y la economía en general sino para los propios trabajadores.

En mi libro Economía para no dejarse engañar por los economistas mostré que hay investigaciones empíricas que demuestran claramente que una mayor tasa de sindicalización está positivamente correlacionada con una mejora sustancial de las economías. Se ha podido comprobar en Estados Unidos, con series de datos de casi 100 años, que las etapas de mayor sindicalización está relacionadas con salarios más elevados y mejores condiciones laborales, mayor inversión productiva y menos especulativa, más crecimiento de la actividad económica y más empleo.

Esa secuencia virtuosa es de sentido común. Trabajadores más y mejor organizados y defendidos consiguen mejores condiciones de trabajo que se traducen en costes más elevados para las empresas, ante lo cual estas responden mejorando sus inversiones y la innovación para incrementar la productividad; aumentan los salarios, pero también la demanda privada y la capacidad productiva de las empresas y, por tanto, sus beneficios y también el empleo y la actividad económica en general. Y justamente lo contrario ocurre en las etapas de menor sindicalización.

Hace poco se publicó otra investigación (aquí) que abunda en esta problemática. Si está demostrado que mayor tasa de sindicalización beneficia a la economía en su conjunto, ahora se ha confirmado, también con largas series de datos no sólo de Estados Unidos sino también de Europa, que igualmente beneficia el bienestar de los trabajadores.

La investigación de Richard Freeman, David Blanchflower y Alex Bryson evidencia que la afiliación sindical «está asociada positiva y significativamente con una variedad de otras métricas de bienestar que incluyen satisfacción con la vida, felicidad y confianza, así como satisfacción con la democracia, la educación y la economía en general. La afiliación sindical se asocia negativamente con la depresión y la tristeza» y los trabajadores afiliados muestran «niveles más altos de felicidad y niveles más bajos de estrés que los trabajadores no sindicalizados».

En realidad, el efecto benefactor de los sindicatos sobre la economía en general y sobre las condiciones de vida de los trabajadores ha sido analizado en cientos de trabajos de investigación. Como ya señalé en un artículo de hace tiempo (¿Es bueno o malo para la economía que haya sindicatos fuertes?)

– El Banco Mundial concluyó en un estudio de 2002 que los sindicatos no dañan al crecimiento y que hay una correlación muy débil, y puede ser que incluso ninguna, entre la sindicalización y los indicadores de rendimiento económico como la tasa de paro, la inflación, la tasa de empleo o la flexibilidad de los salarios reales

– La OCDE afirmaba en un estudio de 2006 que la mayor tasa de sindicalización no tiene efecto negativo sobre el empleo, que su aumento tampoco lo tiene sobre la creación de puestos de trabajo y que el poder de negociación colectiva de los sindicatos influye más sobre la distribución del ingreso que sobre la demanda de trabajo que hacen las empresas

– Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo de 2002 mostró que la presencia de sindicatos aumenta los salarios, el empleo y la inversión porque incentiva la sustitución de empleo por capital

– Otros trabajos que cito en ese artículo o en mi libro citado han demostrado que la productividad es más elevada por lo general cuando las empresas tienen implantación sindical y también que más presencia de los sindicatos o su mayor poder de negociación está asociado a menor desigualdad salarial y general, a más beneficios sociales, a pensiones más elevadas, a mejor clima de diálogo social y en las empresas, y que cuanta mayor sea la afiliación más cooperativas y eficientes son las relaciones laborales.

En los últimos años se ha atacado y sigue atacando mucho a los sindicatos y continuamente se trata de desprestigiarlos. Lo inteligente sería preguntarse por qué ocurre eso si la evidencia empírica, los datos, los hechos reales muestran que son beneficiosos para la mayoría. ¿No será que quienes los atacan y luchan por suprimirlos no buscan el bien general ni el progreso social, ni la mejor situación posible del conjunto de las empresas y de la economía sino el interés de una minoría?

Cualquier gobierno no ya progresista sino mínimamente preocupado sinceramente por el ejercicio efectivo de los derechos humanos debería impulsar la sindicalización, la negociación colectiva y el diálogo social en condiciones de equilibrio, estableciendo para ello especiales medidas de protección de la parte más débil que son las clases trabajadoras. No para el beneficio exclusivo de estas últimas sino en el de toda la sociedad, incluidos, por supuesto la mayor parte de las empresas y de sus propietarios.

No hago un juicio ideológico. Lo dicen los datos, los hechos reales.

Juan Torres López  del Consejo Científico de Attac, es Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla. Dedicado al análisis y divulgación de la realidad económica, en los últimos años ha publicado alrededor de un millar de artículos de opinión y numerosos libros que se han convertido en éxitos editoriales. Los dos últimos, ‘Economía para no dejarse engañar por los economistas’ y ‘La Renta Básica. ¿Qué es, cuántos tipos hay, cómo se financia y qué efectos tiene?’

Fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.