Los pronósticos económicos para el 2021 de Michael Roberts

Los pronósticos económicos para el 2021 de Michael Roberts

Por Michael Roberts, economista británico

En esta época del año pasado, publique mi pronóstico para 2020 haciendo una distinción entre predicciones y pronósticos económicos. Argumenté que las predicciones puedan ser probadas. Demos por ejemplo, el clima o el calentamiento global; los científicos del clima predicen que si las emisiones de carbono aumentan las temperaturas globales seguirán aumentando y causarán cambios en el clima de la tierra (y esto está sucediendo). En otro campo, los virólogos han estado prediciendo durante algún tiempo que habría una ola de pandemias de nuevos patógenos que llegarían a los humanos.

Del mismo modo, en las ciencias sociales, podemos hacer predicciones, aunque con más dificultad. En la economía marxista podemos hacer predicciones a partir de la ley de acumulación del capital de Marx y de la ley de la tendencia a la caída de la tasa de ganancia. La primera ley sostiene que la composición orgánica del capital aumentará con el tiempo (y lo hace en las economías capitalistas); y la segunda ley predice que la tasa promedio de ganancia sobre el stock de capital invertido por los capitalistas caerá con el tiempo (y lo hace).

Pero no es lo mismo que hacer pronósticos sobre lo que sucederá, digamos, en el próximo año. El pronóstico del tiempo es impredecible; aunque el pronóstico de tres días generalmente es bastante bueno. En economía, pronosticar si el crecimiento real del PIB, el empleo, los ingresos y la inversión de una economía aumentarán o disminuirán en un año, es aún menos confiable.

Sin embargo, cada año intento hacer esto para las principales economías. El año pasado, pronostiqué tentativamente que las principales economías capitalistas se encaminaban hacia una nueva caída en la producción (y la inversión) por primera vez desde el final de la Gran Recesión. 

El período comprendido entre mediados de 2009 y finales de 2019 fue el período de expansión más largo para las economías capitalistas avanzadas desde 1945 (aunque varias de las llamadas ‘economías emergentes’ grandes como México, Argentina, Brasil y Rusia ya estaban en recesión y también lo estaba Japón). Pero también fue la expansión más débil de la posguerra, con un crecimiento promedio del PIB real no superior al 2% anual, la inversión estancada y las ganancias comenzando a caer. Ese fue mi argumento para una inminente recesión en 2020.

Por supuesto, algunos virólogos podrían predecir que se avecinaba una pandemia, pero no pronosticar cuándo y dónde surgiría el COVID-19. La pandemia de COVID eliminó todos los pronósticos anteriores. Ahora, cuando miramos hacia atrás del 2020, la economía capitalista mundial ha registrado la depresión más grande y más amplia de su historia, con cerca del 95% de las economías sufriendo una contracción en la producción nacional, la inversión, el empleo y el comercio.

Muy pocos países han evitado una recesión en 2020. Específicamente son: China, Vietnam, Taiwán, y eso es todo.

De alguna manera, como resultado, se ha facilitado la elaboración de una previsión económica para 2021. La mayoría de los países se recuperarán este año. El PIB real crecerá, las tasas de desempleo comenzarán a disminuir y el gasto de los consumidores se recuperará. Eso es en parte solo estadísticas. 

Si una economía cae un 10%, digamos de, 100 a 90 en un año, y luego se recupera a 95 en el próximo año, eso es un aumento del 5,5%. Pero, por supuesto, la economía todavía está un 5% por debajo del nivel de 100 antes de la recesión. Además, si la economía no hubiera entrado en una recesión, podría haber aumentado, digamos, otro 2-3% en un año, por lo que incluso después de la recuperación, esa economía podría estar un 6-7% por debajo de la tendencia.

Y eso es lo que sucederá en la mayoría de las economías en 2021. Con las vacunas distribuidas (gradualmente) un gran número de personas estarán ‘protegidas’ del virus (¿en todas sus variantes?). Y aunque los países del ‘sur global’ no tiene los recursos financieros y logísticos para vacunar a sus poblaciones pueden que tengan que esperar hasta 2024 para vacunar a toda su población! Sin embargo, las economías del G7 deberían recuperarse significativamente a mediados de año, al menos en las estadísticas.

Pero esta no será una recuperación en forma de V, lo que significa un retorno a los niveles anteriores de producción, empleo e inversión nacionales. Como acabo de argumentar anteriormente, para fines de 2021, la mayoría de las principales economías (excepto China) todavía tendrán niveles de producción, etc., por debajo de los de principios de 2020.

De hecho, la mayoría de los pronósticos de el FMI, el Banco Mundial y la OCDE (como he registrado en publicaciones anteriores ) no espera que las principales economías vuelvan a los niveles anteriores a COVID antes de fines de 2022 y muchas nunca se pondrán al día con la tendencia de crecimiento anterior (que ya era débil). Por eso llamo a la forma de esta ‘recuperación’ global una raíz cuadrada inversa, donde la nueva tendencia de crecimiento en la producción, la inversión y la rentabilidad se mantendrá por debajo de la tasa de crecimiento de la tendencia anterior.

¿Por qué? Bueno, hay tres razones principales. Primero, ha habido «cicatrices permanentes» en la mayoría de las economías capitalistas.   Durante los bloqueos de 2020, muchas empresas, especialmente las más pequeñas del sector de servicios, no regresarán y los trabajos que las acompañan desaparecerán. Además, es posible que muchos trabajadores que han sido despedidos no recuperen sus puestos de trabajo, ya que las empresas buscarán reducir el personal y no volver a emplear a trabajadores mayores y «caros».

En segundo lugar, está el aumento de la deuda corporativa. Esto afectará la capacidad de muchas empresas (y no solo de las pequeñas) para reanudar la inversión. Publicaciones anteriores han hablado sobre el auge de las ‘empresas zombis’ en las principales economías. Con las tasas de interés reducidas al nivel de la inflación y por debajo de las enormes inyecciones de dinero crediticio por parte de los principales bancos centrales, y con los programas de crédito garantizados por el gobierno, las empresas han aumentado drásticamente sus niveles de deuda durante los bloqueos de la pandemia de COVID. 

Las grandes empresas han acaparado el dinero respaldado por el gobierno o lo han invertido en la recompra de sus propias acciones o en activos financieros. Como resultado, los mercados de valores de muchos países se han disparado a máximos históricos. Sin embargo, muchas empresas más pequeñas han tenido que recurrir a préstamos adicionales para sobrevivir. Los costos del servicio de su deuda se han desplomado, pero el monto de la deuda se ha disparado.

De hecho, existe un riesgo real de que se produzca una tercera etapa en la crisis pandémica. La caída comenzó con lo que podríamos llamar un ‘shock de oferta’, ya que las empresas cerraron, los viajes se detuvieron, la gente se quedó en casa y las industrias del sector de servicios se paralizaron. Luego se convirtió en un «shock de demanda» al caer en picado el gasto en servicios, ocio, viajes y otros «innecesarios». 

Los ingresos de los trabajadores profesionales y de oficina mejor pagados que podían trabajar desde casa se mantuvieron altos, mientras que los trabajadores no calificados y con salarios más bajos que tenían que salir a trabajar vieron desaparecer sus puestos de trabajo. Hasta el 40 por ciento de los que se encontraban en los estratos de ingresos más altos de las principales economías pudieron trabajar desde casa durante la pandemia, y más del doble de la proporción entre las personas con ingresos más bajos. Los primeros no gastaron, por lo que las tasas de ahorro se dispararon.

Ahora bien, si hay un sector significativo de empresas que quiebran (y las quiebras están aumentando), entonces podría haber una tercera etapa de la caída en 2021: una crisis crediticia y una crisis financiera . 

Estos temores han sido expresados ​​por la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, que alerta sobre los incumplimientos de deuda de los mercados emergentes (ya hemos tenido algunos); Reinhart advirtió que el sur global se enfrenta a  «una ola sin precedentes de crisis de deuda y reestructuraciones» . Reinhart dijo: » en términos de cobertura, estamos en niveles que ni siquiera se habían visto en la década de 1930″.

Y el llamado Grupo de los Treinta banqueros emitió recientemente un informe que advirtió de este «crujido económico» e instó a tomar medidas inmediatas para evitarlo. Advirtieron que «si bien la falta de liquidez ha caracterizado la crisis económica de Covid-19, la insolvencia puede afectar a muchas empresas a medida que continúe la tensión económica de la pandemia».  Incluso el crédito barato no es suficiente para que las empresas «zombis» se recuperen. Las empresas zombis tienen obligaciones sin precedentes por valor de 2 billones de dólares.

Y esto lleva a una tercera razón para no esperar una recuperación en forma de V que vuelva a poner al capitalismo global en un crecimiento sostenido. La rentabilidad media del capital en las principales economías se encuentra en los mínimos de la posguerra, agravada por la caída de la pandemia.

A menos que la recesión ‘destruya’ suficientemente ‘materia muerta’ en el sector capitalista y luego permita que los fuertes reemplacen a los débiles y crezca la rentabilidad de los sobrevivientes, las principales economías capitalistas pueden permanecer encerradas en lo que ha sido llamado ‘estancamiento secular’ por los Keynesianos o una «larga depresión» por mí y algunos otros economistas marxistas.

Sigue habiendo algunas voces optimistas para 2021 entre los economistas convencionales, como las hubo al comienzo de la pandemia en marzo pasado. Permítanme recordarles lo que dijeron algunos keynesianos prominentes en ese entonces. Larry Summers (ex-secretario del Tesoro de Clinton) calculó que la caída del cierre fue la misma que la se produce en los negocios de lugares turísticos de verano que habitualmente cierran durante el invierno. 

Tan pronto como llega el verano de nuevo, dijo, todos abren y están listos para comenzar como antes. La pandemia es, por tanto, una cuestión estacional. De manera similar, el gurú keynesiano Paul Krugman afirmó que la recesión pandémica no fue una crisis económica, sino “una situación de emergencia”. 

Por lo tanto, el gasto público financiado con préstamos pondría de nuevo a la economía en pie. Y Robert Reich, (ex-secretario de Trabajo supuestamente izquierdista, bajo Clinton), también sostuvo que la crisis no era económica, sino una crisis sanitaria y tan pronto como se contuviera el problema de salud (¡pensó en el verano pasado!) la economía se recuperaría.

Ahora el Financial Times ha contribuido con este mensaje de esperanza. Su columnista de economía, Martin Sandbu, sostiene que 2021 traerá un auge masivo del consumidor a medida que se libere la demanda reprimida, respaldada por el alto ahorro acumulado en 2020 que ahora se gastará.  Para él, este 2021 será el comienzo de una década de auge similar a los ‘locos años veinte’ del siglo pasado . 

El problema con este pronóstico es que para muchos países, la década de 1920 no fue tan espectacular. En primer lugar, en esa década el Reino Unido sufrió una larga depresión en crecimiento, inversión y empleo, mientras que Europa y Japón se encontraban en una situación desesperada, creando el clima para el surgimiento del militarismo y el fascismo.

Y en segundo lugar, aunque hubo un auge en la economía estadounidense en la década de 1920 (después del fin de la epidemia de gripe española), este no benefició a la mayoría de los trabajadores. El crecimiento económico se aceleró durante algunos años y el mercado de valores se disparó a nuevos máximos (como ahora), impulsado por el crédito barato. Pero si bien los salarios reales aumentaron durante un tiempo, en aproximadamente un 5-8% en seis años, los aumentos de las ganancias fueron mucho mayores ya que el crecimiento de la productividad superó el crecimiento de los salarios de los trabajadores. Conclusión: la desigualdad aumentó drásticamente.

Y, por supuesto, todo terminó en lágrimas, con la Gran Caída del mercado de valores de 1929-30 y la consiguiente Gran Depresión de la década de 1930. Sandbu, sin embargo, nos insta a tener esperanza. “Hace un siglo, la década terminó mal. Podemos hacerlo mejor esta vez, no controlando la liberación hedonista, sino haciéndola inclusiva. Cuando llegue el momento de celebrar, todos deben venir a la fiesta «.

El Financial Times concluye que «si hay una razón sobre todo para la esperanza en el futuro es que el año pasado ha demostrado, con firmeza, nuestra capacidad de adaptación».  

De Verdad? ¿Se ha adaptado o cambiado el capitalismo? Los tremendos esfuerzos de los científicos y trabajadores de la salud en todo el mundo han reducido las muertes y enfermedades de los infectados por COVID-19 y las vacunas se han producido en un tiempo récord. Pero la economía capitalista no ha cambiado.

Las grandes empresas farmacéuticas están preparadas para obtener enormes beneficios de las ventas de vacunas; las compañías de combustibles fósiles continúan expandiendo sus exploraciones y producción. 

Las empresas de todo el mundo buscan reducir los puestos de trabajo y las condiciones de los trabajadores. Y los gobiernos están hablando de tener que apretar el cinturón en el gasto y aumentar los impuestos, una vez que la pandemia disminuya, para pagar el enorme gasto fiscal y monetario del último año. 

Se está reanudando el calentamiento global, la desigualdad de riqueza e ingresos no ha cambiado y la pobreza en el sur global está empeorando, mientras que los mercados de valores se disparan. Esa es la perspectiva para 2021.

Michael Roberts, economista británico. Ha trabajado durante más de treinta años como analista económico en la City de Londres

Fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.