El derecho humano a los servicios de agua potable y saneamiento

Por unos Servicios Públicos de Calidad

Derecho humano a los servicios de agua pública potable y saneamiento

Con motivo de la presentación de una moción del grupo municipal de PODEMOS-EQUO, la Red de Agua Pública ha aportado en el pleno del ayuntamiento de Zaragoza celebrado el 28 de mayo su visión sobre la situación de la depuradora de La Cartuja y la necesidad que se ponía sobre la mesa de avanzar los estudios necesarios para que se pueda abrir un debate social que defina el modelo de explotación más adecuado cuando termine la ampliación de la concesión en vigor hasta 2024.

La Red de Agua Pública cifra su discurso en el derecho humano a los servicios de agua potable y saneamiento, consagrado por Naciones Unidas desde 2010. Considera que el agua es un bien común y no una mercancía y que la gestión de esos servicios no se puede ceñir a las leyes del mercado. El mercado, sin duda, puede ser de utilidad en muchos aspectos, pero no debe serlo en la gestión de un servicio público que debe obedecer exclusivamente a la lógica del interés general. 

Estos principios quedaron plasmados en el PACTO SOCIAL POR LA GESTIÓN PÚBLICA DEL AGUA EN LA CIUDAD DE ZARAGOZA Y SU ENTORNO asumido por este consistorio en 2014, que recoge el compromiso de actuar para que esta gestión pública, por parte de las administraciones, sea real y efectiva.

En esta ocasión no se ha recordado lo que en otras ocasiones se ha manifestado sobre el papel desarrollado por la sociedad municipal Eco Ciudad Zaragoza en la gestión del saneamiento y si la formula de relación con el ayuntamiento es la más adecuada. La Red de Agua Pública, en todo el estado reivindica el ejercicio directo de las competencias municipales y que el servicio de abastecimiento saneamiento y depuración del agua forme parte de la estructura de cada Ayuntamiento.

La mayor infraestructura cedida por el Ayto. a EZ es la depuradora de La Cartuja que ha supuesto, en todo el tiempo de su funcionamiento un ejemplo del FRACASO DEL MÉTODO CONCESIONAL. Basta valorar el desorbitado precio de construcción (doble que las construidas de manera directa)¸ los 11 M€ sobre el presupuesto inicial de sobrecostes, el incumplimiento de los estándares de calidad de los vertidos así como las deficiencias de mantenimiento y obsolescencia de las instalaciones al final del periodo de concesión.

Los zaragozanos/as, además de haber pagado las depuradoras, estar pagando el recibo a EZ por una depuración ineficiente y soportar que parte de ese dinero se dedique a cosas no relacionadas con la gestión del agua,.. debe asumir el Impuesto de Contaminación del Agua que a pesar de su nuevo maquillaje sigue siendo la imagen de la ineficacia consentida del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración que se sigue/seguirá financiando en buena medida, desde Zaragoza.

Entendemos que esta ciudad invierte en Saneamiento y Depuración la mitad de lo que sería necesario. El aumento de la presión fiscal sobre la ciudadanía debido al ICA dificulta que puedan aumentarse los impuestos municipales para asegurar la sostenibilidad de todo el Ciclo integral del Agua.

Hoy se tienen los datos y la experiencia de lo que supone entregar la construcción y explotación de las EDARs a las grandes multinacionales que como Veolia están más atentas a la evolución de los mercados que al cumplimiento de las obligaciones comprometidas y conocemos las disfunciones que puede acarrear fragmentar la gestión del ciclo integral del agua.

El vencimiento del contrato de la depuradora de La Cartuja es una oportunidad que Zaragoza no debería perder, para asumir el reto de promover un nuevo modelo de gestión pública e integrada de los servicios de agua y saneamiento y este sería el momento de iniciar los trámites y estudios necesarios que permitan llegar a 2024 con una planificación resuelta en aras a implementar dicho modelo. 

Sería, igualmente el momento para que EL PACTO SOCIAL POR EL AGUA  del 2014 puediera servir de orientación en el trabajo cotidiano para conseguir que los servicios ligados al agua sean gestionados de manera pública y con la excelencia  que requiere proveer a la ciudadanía de un DERECHO HUMANO. 

La moción presentada ha sido rechazada por los votos de los concejales de la derecha  que han mostrado su clara inclinación privatizadora en lo que tiene que ver con la gestión del agua de nuestra ciudad. 

Fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.